Cargando...

El 4DX, la nueva experiencia cinematográfica

COMPARTE LA PUBLICACIÓN

La evolución tecnológica llega a las salas cinematográficas de la mano del 4DX, un nuevo formato audiovisual que combina efectos sensoriales como viento, lluvia, ruido, nieve, niebla, los olores y la luz con el movimiento de las butacas para crear una nueva experiencia para el público.

Esta tecnología ofrece una experiencia "enriquecida" que se logra gracias a butacas con servomotores, como los de los simuladores de los parques temáticos.

Esta experiencia ha abierto sus puertas recientemente en Kinépolis Madrid Ciudad de la Imagen, donde se encuentra la única sala 4DX de España.

A pesar de que cualquier sala es susceptible de ser adaptada a esta tecnología, la inversión es “gigantesca”, y aunque no se descartan nuevas aperturas en otros Kinépolis de España, primero se deberá amortizar la inversión y estudiar el impacto de este cambio de visionado en el público.

La sala cuenta con un total de 160 butacas emparejadas en grupos de cuatro que se sincronizan con las películas para realizar movimientos extremadamente precisos como giros, saltos, temblores, ruido, nieve, agua... hasta 20 efectos que te permiten recrear toda una experiencia multisensorial.

Aunque esta tecnología puede aplicarse a cualquier género cinematográfico, este tipo de exhibición está más enfocada para películas de acción. De hecho, las películas programadas en este formato tienden a ser blockbusters. Actualmente, se puede disfrutar de Star Wars: Los últimos Jedi y Jumanji: Bienvenidos a la Jungla y a partir de su estreno el 26 de enero, podremos disfrutar de la tercera entrega de El Corredor del Laberinto, La Cura Mortal.

Con esta tecnología se pretende atraer a un público más joven, en concreto de entre 15 y 35 años, para convertir el hecho de ir al cine en una experiencia social con sensaciones novedosas.

Sin embargo, tras haber probado esta experiencia tengo mis dudas. Realmente, no sé hasta qué punto esta tecnología te sumerge en la película o de si, por el contrario, te hace salir y evitar que te centres en la trama dado sus repentinos e intensos efectos. Por otra parte, otro punto negativo es su elevado precio. La entrada para una sesión e

n la sala 4DX cuesta 14,90€ y, aunque existe una modalidad reducida de 13,50€, aplicable a poseedores del Carnet Joven, mayores de 65 años y niños de 4 a 13 años, la tarifa no admite descuentos ni promociones, ni siquiera el día del espectador.

El factor económico me parece una barrera muy difícil del escalar para llegar al target joven por y para el cual está destinada esta tecnología. No obstante, hasta el momento la sala ha tenido un 90% de ocupación en todos los pases que ha proyectado hasta el momento.

Solo el tiempo y el público serán capaces de decidir si el 4DX se convierte en la revolución del cine o si, por el contrario, pasa tan desapercibido como el 3D.

NORMAS DE SEGURIDAD

Al no tratarse de una sala de cine normal y dado los diferentes efectos ambientales que combina la experiencia 4DX antes de comprar las entradas es recomendable leer las normas de seguridad.

La mayor parte de ellas, tienen que ver con el movimiento de las butacas. El espacio delante de la butaca debe estar libre de objetos, no es recomendable llevar ropa delicada, no debes levantarte ni desplazarte durante la proyección de la película y si quieres comprar algún refresco o bebida, éste debe ser embotellado para no derramarlo encima de los otros espectadores ni por las butacas.

De hecho, se advierte que esta experiencia

  • Espectadores que midan menos de un  metro
  • Niños menores de 4 años
  • Mujeres embarazadas
  • Personas con movilidad reducida
  • Personas con problemas de corazón, de espalda o cuello
  • Personas con facilidad para marearse, o que estén bajo el efecto del alcohol o de las drogas
  • Personas que sufran epilepsia
  • Personas de edad avanzada

Deja un comentario