Cargando...

Ser infieles en la era de los contenidos

COMPARTE LA PUBLICACIÓN

Si hay algo que le gusta a Netflix es jugar con la adicción que genera en sus usuarios. Tanto es así, que con motivo del Día de San Valentín, la plataforma decidió preguntar a sus abonados si le habían sido infiel a su pareja con… una serie para saber qué pasión despiertan sus producciones.

No sé si muy sorprendentemente, pero el resultado ha sido afirmativo. El estudio, realizado por SurveyMonkey del 20 al 31 de diciembre de 2016, y basada en 30.267 respuestas en una treintena de países muestra que el el 55% de los españoles que ve series en pareja (ya sea sentimental, familiar, de amistad…) admite haber sido infiel a su compañero. Es decir, que el ‘infiel’ es incapaz de resistirse a ver cuanto antes su serie favorita y no espera a nadie. Además de ser los más infieles de toda Europa, los abonados españoles somos los más reincidentes: el 42% afirma haberle sido infiel a su pareja en cuatro ocasiones o más y, una vez cometida la infidelidad, el 41% no tiene remordimientos.

Desde Netflix señalan que descubrieron este tipo de comportamiento en EEUU en el 2013, y que desde entonces “se ha extendido por todo el mundo convirtiéndose en algo habitual”. Y este comportamiento ya está tan asumido entre sus abonados, que el 60% de las parejas encuestadas en todo el mundo aseguran que serían más infieles si tuviesen la certeza de que no le van a pillar.

A partir de su informe, Netflix ha elaborado cuatro niveles de infidelidad audiovisual: 

El Infiel Noctámbulo
El que ve episodios cuando su pareja duerme
El Infiel Viajero
Aprovecha viajes en solitario para ver todo lo que quiere
El Infiel Irredento
Tiene asumido que verá series sin su pareja y no le importa hacerlo
El Infiel Seriado
El que es infiel más de una vez al mes
¿CUANDO SE ES INFIEL?

El 25% de las infidelidades a nivel global se producen cuando la pareja se queda dormida aunque un 53% considera que no es infidelidad. Esta apreciación varía según culturas. Así, mientras que para los chilenos no es un gran problema, en Japón es una ofensa imperdonable. Y en Hong Kong, el 40% piensa que ser infiel es peor que ponerle los cuernos de verdad a tu pareja sentimental.

En el caso español, la infidelidades se realizan mayormente en la soledad del hogar (un 65%) aprovechando que nuestra pareja no está, cuando la pareja trabaja (31%) o cuando duerme (28%) y en raras ocasiones el infiel confiesa su crimen (77%).

A nivel mundial, los más "cornudos" están en Brasil y México con un 58% y un 57%, respectivamente. En esta relación planetaria, España también brilla: ocupa el sexto lugar. En Europa, tras España aparecen Noruega y Suecia con un 48% y 47% respectivamente, seguidos de Francia y Portugal con un 45% e Italia con un 43%.

Las series que más infidelidad provocan son, claro está, los grandes éxitos de audiencia: ‘The Walking Dead’, ‘American Horror Story’, ‘Narcos’, ‘Breaking Bad’...

LA FIDELIDAD TAMBIÉN EXISTE

En el otro extremo de la infidelidad también aparece, claro está, el denominado “compañero fiel de streaming”, que cumple con el compromiso de "ver todos los capítulos juntos”. Los holandeses (el 73% nunca ha sido infiel), los alemanes (65%) y los polacos (60%) son los que más encajan en esta figura. Y aseguran que la mejor parte de compartir series es pasar tiempo juntos, tener ese momento para poder relajarse con la otra persona y tener un tema de conversación sobre el que poder debatir.

En cuanto al género preferido a nivel global para compartir en pareja, es la comedia. Un género de compañía que también tiene el mismo efecto en España: el 81% se decanta por este tipo de producciones de Netflix para ver en pareja. ‘The Big Bang Theory’ y ‘Modern Family’, por su parte, son las series que más unen.

No obstante, no os voy a mentir, ojalá una infidelidad fuera algo tan grave como ver un capitulo sin tu pareja. Pero si eres un 'binger' ni todo el amor del mundo te puede impedir ver tu serie favorita.

Para estos casos, Netflix nos da la solución para ser infiel y que no te pillen con las manos en la masa.

Deja un comentario